sábado, 30 de noviembre de 2019

LAUTARO DORES www.lautarodores.com



Bienvenidos.. ya están invitados, ahora.. a escribir cuando puedan.. yo estoy aprendiendo a manejar el BLOG....!

Ambientaciones Lautaro Dores POP ART.



BienvenidAmbientaciones Lautaro Dores POP ART.

Lolo Benavidez - Wearable art - ART WEAR 2020 colection Lolo Benavidez & Lautaro Dores.os.. ya están invitados, ahora.. a escribir cuando puedan.. yo estoy aprendiendo a manejar el BLOG....!

Lolo Benavidez - Wearable art - ART WEAR 2020 colection Lolo Benavidez & Lautaro Dores.



Wearable art

From Wikipedia, the free encyclopedia
Jump to navigationJump to search
Wearable art, also known as Artwear or "art to wear", refers to individually designed pieces of (usually) handmade clothing or jewellery created as fine or expressive art. While the making of any article of clothing or other wearable object typically involves aesthetic considerations, the term wearable art implies that the work is intended to be accepted as a serious and unique artistic creation or statement. Pieces may be sold and/or exhibited. The modern idea of wearable art seems to have surfaced more than once in various forms. Marbeth Schon's book on modernist jewellery (see the section on jewellery below) refers to a "wearable art movement" spanning roughly the years 1930 to 1960. A 2003 The New York Times review of a book on knitting refers to "the 60s Art to Wear movement".[1]
Wearable art by the artist Beo Beyond
Most wearable art is made of fibrous materials and constitutes therefore a branch of the wider field of fiber art, which includes both wearable and non-wearable forms of art using fabric and other fiber products. Wearable art as an artistic domain can also include jewelry, or clothing made from non-fiber materials such as leather, plastic sheeting, metals, etc.

Wearable fiber art[edit]

Artists creating wearable fiber art may use purchased finished fabrics or other materials, making them into unique garments, or may dye and paint virgin fabric. Countering the belief that art is something expensive, some clothing artists have started local companies to produce quality art work and clothing for a modest price. Wearable art is not restricted to jewellery but is also seen in graphic T-shirts and even pants.
As with any other art form, the talent and skills of artists in this field vary widely. Since the nature of the medium requires craft skills as well as artistic skills, an advanced artist may wish to study color theorychemistrysewingclothing design, and computer software such as Photoshop and Illustrator. Classes in clothing design and marketing are offered at colleges such as the Fashion Institute of Technology in New York City.
The New Zealand city of Nelson gained a reputation in the field of wearable art, with its World of Wearable Art Awards, held annually since 1987 and run by Suzie Moncrieff.[2] In 2005, the show moved to Wellington to a larger venue, although a museum of garments remains in Nelson. In Australia, the Shearwater Wearable Arts or W.A.V.E. (Wearable Arts Vision In Education) has developed from a high school initiative to become a leading wearable arts event.[citation needed] It is held at Shearwater, The Mullumbimby Steiner School in Mullumbimby, New South Wales.[3]

Jewelry as wearable art[edit]

Some 20th-century modern artists and architects sought to elevate bodily ornamentation — that is, jewellery — to the level of fine art and original design, rather than mere decoration, craft production of traditional designs, or conventional settings for showing off expensive stones or precious metals. In Modernist Jewelry 1930-1960: The Wearable Art Movement (2004), author Marbeth Schon explores unique and innovative wearable art objects created by surrealists, cubists, abstract expressionists, and other modernist artists working in the middle decades of the 20th century.[4]

Extreme examples[edit]

Damselfrau's mask «Jule», made from mixed materials
Not all garments created as wearable art are made from traditional fibers or fabrics, and not all such artworks are meant for ordinary, practical use. Performance and conceptual artists have sometimes produced examples which are more provocative than useful. Trashion is another branch of extraordinary wearable art, for example, work by Marina DeBris. The Portland Oregon Trashion Collective, Junk to Funk, has been using creating outrageous art garments out of trash.[5]
A well-known example is the Electric Dress, a ceremonial wedding kimono-like costume consisting mostly of variously colored electrified and painted light bulbs, enmeshed in a tangle of wires, created in 1956 by the Japanese Gutai artist Atsuko Tanaka. This extreme garment was something like a stage costume. Not really wearable in an everyday, practical sense, it functioned rather as part of a daring work of performance art (though the "performance" element consisted merely of the artist's wearing the piece while mingling with spectators in a gallery setting).[6]
In Nam June Paik's 1969 performance piece called TV Bra for Living SculptureCharlotte Moorman played a cello while wearing a brassiere made of two small operating television sets.[7]
Canadian artist Andrea Vander Kooij created a group of pieces called Garments for Forced Intimacy (2006). According to an essay at Concordia University's Faculty of Fine Arts gallery website, these hand-knit articles of clothing are designed to be worn by two people simultaneously, and they, "as the name states, compel the wearers into uncharacteristic proximity."[8]
As wearable computing technology develops, increasingly miniaturized and stylized equipment is starting to blend with wearable art esthetics. Low-power mobile computing allows light-emitting and color-changing flexible materials and high-tech fabrics to be used in complex and subtle ways. Some practitioners of the Steampunk movement have produced elaborate costumes and accessories which incorporate a pseudo-Victorian style with modern technology and materials.
Some artists, like Isamaya Ffrench and Damselfrau, create experimental masks as wearable art, using materials from Lego bricks (Ffrench); plastic trinkets, antique hear wreaths and old laces (Damselfrau).[9]

See also[edit]

References[edit]

  1. ^ Penelope Green (2003-05-04). "BOOKS OF STYLE; Why Knit? The Answers". New York Times. Retrieved 2014-03-04.
  2. ^ Rothwell, Kimberley (2013-07-06). "Suzie Moncrieff has the WoW factor"Stuff.co.nz. Retrieved 2015-12-02.
  3. ^ "Shearwater Wearable Arts 2017"Shearwater Wearable Arts. Shearwater The Mullumbimby Steiner School. Retrieved November 2, 2017.
  4. ^ Schon, Marbeth. "Results for 'modernist "The Wearable Art Movement "'". Worldcat.org. Retrieved 2014-03-04.
  5. ^ "Junk to Funk". Junk to Funk. 2012-09-10. Retrieved 2014-03-04.
  6. ^ Stevens, Mark (2004-10-04). "Electrifying Art: Atsuko Tanaka, 1954-1968 - New York Magazine Art Review". Nymag.com. Retrieved 2014-03-04.
  7. ^ Glenn Collins. "Charlotte Moorman, 58, Is Dead; A Cellist in Avant-Garde Works". New York Times. Retrieved 2014-03-04.
  8. ^ [1] Archived February 4, 2008, at the Wayback Machine
  9. ^ Solbakken, Per Kristian (February 10, 2019). "damselfrau: a peek behind the many masks of the london-based artist"designboom | architecture & design magazine. Retrieved 2019-09-13.








viernes, 29 de noviembre de 2019

CONCLUYÓ LA MUESTRA "LOS ARTISTAS DEL SENADO 2019"



ARTISTAS del SENADO 2019.

29 de noviembre de 2019

CONCLUYÓ LA MUESTRA "LOS ARTISTAS DEL SENADO 2019"
SE TRATA DE LA OCTAVA EDICIÓN DE LA EXPOSICIÓN ARTÍSTICA QUE REÚNE OBRAS DE ARTE REALIZADAS POR PERSONAL QUE SE DESEMPEÑA EN DIVERSOS SECTORES DE LA CÁMARA ALTA

Durante el cierre de la muestra "Los artistas del Senado" la directora de Cultura de la Cámara alta, Liliana Barela, reivindicó las manifestaciones culturales del personal del Senado y destacó que el principal aprendizaje con el que concluye su gestión es que "la cultura se encuentra entre todos: está en todos lados y en cada uno de nosotros".

En la edición 2019 de la muestra que es organizada anualmente por la Dirección General de Comunicación Institucional del Senado, participaron: Lautaro Dores de la Dirección de Eventos; Jorge Perrone de la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas; Paula Shuster de la Dirección General de Comunicación Institucional; Clarisa Balbi de la Dirección General de Taquígrafos; Silvia Mon del despacho de la senadora Silvia Elías de Perez; Olaya Ansola de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca; Fernando Figueredo y Claudia Bordignón, de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión; Jazmín Fabrizio Perednik, de la Dirección de Administración de Personal; Jacqueline Young, del despacho del senador Carlos Espínola; Aníbal Garfunkel de la Dirección de Seguridad; Laura Marcela Acuña de la Dirección de Parlamento Latinoamericano; Milagros Leal, Constanza Iselli y Marianela Negri del despacho de la senadora María Eugenia Catalfamo; Oscar Alberto Roldán del Bloque UCR; María Fernanda Monserrat de la Subdirección de Medicina Laboral y Discapacidad; Roberto Secchi de la Dirección de Obras; Matias Cabral, de la Dirección General de Recursos Humanos; Ignacio Bertetich y Anahí Gentile del PRIE; Sandra Lobo Poblet, Adelaida González, Marina Fons, Mariana Rodríguez Saumell de Koch y Silvia Martínez.

Además, durante el evento, los músicos Pablo Pereira (violinista), Francisco Penacino (cantante y guitarrista) y Pablo Salzman (guitarista)- integrantes de la orquesta de la Cámara alta- tocaron en vivo un repertorio de música popular argentina con piezas de tango y folklore.

LUNCH de clausura de muestra 29 de noviembre 12 horas.
Podes visitarla del 18 al 29 de noviembre - Primer piso del Palacio Legislativo.
Hipólito Yrigoyen 1849 - CABA.

Se cumplieron, recientemente 36 años del retorno de la democracia.
Motivo mi HOMENAJE al Dr. Raúl ALFONSÍN en esta ocasión en el marco de la muestra ARTISTAS DEL SENADO.

Se cumplieron, recientemente 36 años del retorno de la democracia.
Motivo mi HOMENAJE al Dr. Raúl ALFONSÍN en esta ocasión en el marco de la muestra ARTISTAS DEL SENADO.

El 30 de octubre de 1983 significó el fin de la dictadura militar que estaba instalada desde hacía siete años.

El triunfo de Raúl Alfonsín.

En la mañana del 30 de octubre de 1983, Raúl Alfonsín dijo:

" Hoy gana la democracia, ganamos todos los argentinos.

36 años después no necesito consultar ningún archivo para reproducirlo.




































viernes, 22 de noviembre de 2019

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.



Secretaria De La Mujer De La Asociación Del Personal Legislativo.
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Inauguración IX muestra " Mujeres Trabajadoras Legislativas haciendo camino al andar" 15 años de activismo sindical.
Lunes 25 de noviembre, 12.30 horas.
Salón Auditorio HCDN.
Arte Lautaro Dores Art wear Lolo Benavídez Diseño A.O.Alejandra Orellana
#APL
#SecretariaDeLaMujer — en A.P.L.







martes, 19 de noviembre de 2019

Aquel abrazo entre Perón y Balbín 19 de Noviembre.



A 47 años del abrazo entre Perón y Balbín, un  llamado a cerrar la grieta

Los líderes de los partidos tradicionales se reunieron en noviembre de 1972 y dieron por superados antiguos enfrentamientos. Fueron adversarios, no enemigos.

Un encuentro histórico. Juan Domingo Perón y Ricardo Balbín, adversarios sin rencores.
9 de noviembre de 1972. Uno estaba de regreso tras 17 largos años de ausencia, el otro vivió de cerca los avatares de la política argentina durante todo ese tiempo. El encuentro de aquel día fue el remate del descongelamiento de una relación otrora desapacible y tensa.
Juan Domingo Perón –el recién llegado– hacía 48 horas que había vuelto a pisar suelo argentino; el tiempo apenas suficiente para, luego de pasar algunas horas en el Hotel Internacional de Ezeiza, trasladarse hasta la casona de Vicente López que le procuró su partido, desempacar y descansar un poco. El otro, Ricardo Balbín, aguardaba el momento de entrevistarse con su antiguo adversario y dejar atrás las cuitas del pasado.
Con casi 10 años de diferencia de edad –Perón, el mayor de los dos, tenía 77 años–, eran contemporáneos de la política: uno, fundador del movimiento peronista y dos veces presidente de la Nación; el otro, conductor de la Unión Cívica Radical, la otra fuerza política de raigambre popular.
La relación entre ambos no había sido la mejor, tanto que Balbín sufrió cárcel durante las presidencias de Perón. Antes, en 1946, el radicalismo había formado parte de la llamada Unión Democrática, la coalición antiperonista que no pudo frenar el ascenso al poder del entonces coronel. Después, en 1955, el radicalismo apoyó sin tapujos a la Revolución Libertadora que derrocó a Perón.
Más tarde, mientras el expresidente peregrinaba por distintos países latinoamericanos, Balbín encabezaba una de las dos corrientes en que se dividió la Unión Cívica Radical. La brecha se ensanchó aún más cuando, en 1958, el jefe peronista mandó votar por Arturo Frondizi, líder de la otra corriente. Desde entonces, los caminos de ambos fueron divergentes, hasta fines de 1970, cuando decidieron unirse para crear La Hora del Pueblo, un acuerdo multipartidario que reclamaba elecciones libres a la dictadura que asolaba el país desde 1966.
La hora de la unidad
Pragmáticos, ambos entendieron que era necesario dejar de lado viejas antinomias y cerrar filas para abortar el llamado Gran Acuerdo Nacional (GAN), una salida electoral concebida por el presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse y por Arturo Mor Roig, su ministro del Interior.
Durante esos meses calientes de tiras y aflojas, Perón movía sus piezas desde su residencia madrileña, donde había recalado en 1960, siempre a través de personeros y terceros que obraban en su nombre, siguiendo sus directivas. El último de ellos, Héctor J. Cámpora, su delegado personal, hacía de nexo con la cúpula radical y las demás fuerzas políticas. Balbín, entretanto, había alcanzado la hegemonía en el seno de su partido tras vencer en las internas a Raúl Alfonsín, un referente prometedor que asomaba en las filas radicales.
La fecha de las elecciones generales había sido fijada para el 11 de marzo de 1973, y estaba vigente la cláusula pergeñada por Lanusse, según la cual quien no estuviera de cuerpo presente en el país antes del 25 de agosto no podría ser candidato. Una restricción para acorralar a Perón, quien, para no darle el gusto a Lanusse, retornaría pasada esa fecha.
Argentina estaba sumida en una espiral de violencia, sobre todo después de que los militares fusilaron a 19 rehenes en la base Almirante Zar, tras la fuga masiva del penal de Rawson. En el seno del peronismo, entretanto, dos sectores enfrentados pujaban por la conducción: el que conformaban los caciques sindicales y la vieja ortodoxia, y el que albergaba a la juventud que reivindicaba el desempeño de las organizaciones armadas.
En todo eso, en cómo componer semejante desaguisado, pensaría el ocupante de la casona de la calle Gaspar Campos 1065, mientras, aquel domingo 19 de noviembre por la mañana, le llegaban a través de la ventana de la planta alta los cánticos y el sonar de los bombos de los jóvenes militantes que ocupaban calzada y veredas de un vecindario asaz tranquilo hasta que él llegó. Perón, interesado en adelantar la cita con el jefe radical, había intentado concretar el contacto el día anterior, pero no fue posible porque este se hallaba fuera de Buenos Aires.
El domingo por la tarde, Balbín, acompañado por Juan Carlos Pugliese, Enrique Vanoli y Luis León, se dirigió a Vicente López, pero, cerca de la residencia, comprobaron que sería imposible sortear el acampe juvenil que bloqueaba la puerta principal. No les quedó más remedio, entonces, que rodear la manzana e ingresar por los fondos de una casa lindera, para lo cual saltaron la tapia valiéndose de la escalera que proveyó un vecino.
Cuando, sorteado el obstáculo, el visitante ingresó a la sala donde aguardaba Perón, se produjo el esperado el encuentro, sellado por un abrazo afectuoso con sabor a reconciliación. En ese primer contacto, según se dijo, no se habló de candidaturas, aunque en los círculos políticos se sabía que Perón abrigaba la idea de una fórmula integrada por un peronista y Balbín. De prosperar esa jugada, hubiera quedado blindado el frente civil y despojados de todo punto de apoyo los planes de Lanusse y la camarilla militar, en quienes Perón no confiaba en absoluto. Sin embargo, Balbín declinó suscribir cualquier pacto electoral, decidido a encabezar la boleta de la Unión Cívica Radical.
Durante el encuentro se acordó la agenda de trabajo para la reunión multipartidaria del día siguiente, en el restaurante Nino, con representantes de las demás fuerzas políticas. Y hubo, todavía, una reunión privada el martes 30, donde los dos jefes ratificaron los acuerdos alcanzados.
Una amistad sincera
Los contactos continuaron después del triunfo electoral del peronismo y el retorno definitivo de Perón a la Argentina. El último de ellos fue durante la tercera presidencia de Perón, tras la renuncia de Cámpora, poco antes de la muerte de aquel.
La relación amistosa entre ambos líderes se afianzó tras aquel histórico abrazo de Gaspar Campos y Balbín se granjeó la confianza de Perón. Incluso, fue consultado –directa o indirectamente– en varias ocasiones a la hora de tomar ciertas decisiones de gobierno. Joseph Page, en su libro Perón (segunda parte) , consignó: “Tal vez, debido a que su desconfianza en quienes lo rodeaban se iba acentuando, el conductor, en adelante, iba a recurrir mucho más frecuentemente a Balbín en busca de consejo y un hombro amigo sobre el cual apoyarse”.
Gustavo Caraballo, quien se desempeñó como secretario técnico de la Presidencia y acompañó a Perón durante sus últimos días, afirmó que, consciente de su inminente deceso, Perón le encargó modificar la Ley de Acefalía para que Balbín pudiera asumir la presidencia. Si fue así realmente, ese deseo no llegó a concretarse. La misma fuente agrega que, tras la renuncia de Cámpora, Perón quería que Balbín fuera su compañero de fórmula, algo que tampoco se concretó, ya que la vicepresidencia –y ulterior presidencia– quedaría para María Estela Martínez.
Más allá del anecdotario y de las distintas versiones acerca de lo hablado durante el primer encuentro, del que se cumplen 43 años, lo cierto es que aquel abrazo de alto valor simbólico marcó a fuego su tiempo histórico y abrió una nueva perspectiva a los argentinos, que, azorados, fueron testigos de un hecho inédito de la política criolla: la reconciliación de los máximos exponentes de dos bandos enfrentados, quienes, en aras del interés nacional, fueron capaces de soslayar rencillas pasadas y tirar juntos para el mismo lado. Una semilla que, desafortunadamente, no germinó en los años que siguieron, plagados de violencia, horror y muerte.
Probablemente, los protagonistas no tuvieron, a su tiempo, conciencia plena de la dimensión histórica de ese día, ni tampoco ninguno de los dos imaginó que, 19 meses más tarde, uno de ellos partiría de este mundo y el otro, el supérstite, posando su mano sobre el féretro, pronunciaría aquellas palabras que quedarían para siempre en la historia: “Este viejo adversario despide a un amigo”.